Síguenos en

Ciclo indoor: todas las claves de una de las actividades más adictivas

Ciclo indoor: todas las claves de una de las actividades más adictivas

El ciclo indoor es una de las actividades que cuenta con más adeptos en los centros deportivos.

El ciclo indoor es la actividad fitness mejor valorada por los españoles

Quienes lo han probado bien lo saben: el ciclo indoor es una de las clases más adictivas. De hecho, es la actividad física que recibe la nota más alta de todas las disciplinas deportivas que se llevan a cabo en un gimnasio o centro deportivo, según Life Fitness: los españoles y los portugueses otorgamos al ciclo indoor una puntuación de 7,4. ¿De dónde viene esta práctica y por qué ha conquistado de esta manera a tanta gente?

Aunque en la actualidad sea una de las actividades más demandadas en los centros deportivos, lo cierto es que esta práctica nació en Estados Unidos a principios de los 90. Se realiza de manera colectiva en interior y sobre una bicicleta estática adaptada a este fin. Con el acompañamiento de música y bajo las directrices de un monitor, consiste en pedalear a un determinado ritmo que va cambiando a lo largo de la clase.

Con una duración aproximada de 45 minutos, se puede decir que el ciclo indoor es una actividad de alta intensidad. Simular una carretera, con sus zonas llanas y sus subidas, en las que hay que realizar sprints, por ejemplo, no es moco de pavo, pero la ayuda de un instructor si eres novato hará que cojas el ritmo en menos que canta un gallo y pronto serás de esos que no se pierden una clase, ya que te asesorará para que tengas una buena adaptación. (Repetimos: quien lo ha probado, bien lo sabe 😉 ).

Con el ciclo indoor realizaremos un trabajo eminentemente cardiovascular con el que conseguiremos tonificar nuestro cuerpo y esculpir nuestra figura en pocas sesiones: notarás cómo tu abdomen y tus piernas se fortalecen y tus glúteos adquieren una mayor firmeza. Además, conlleva un alto gasto calórico, por lo que el ciclo indoor es una de las actividades más adecuadas si quieres bajar de peso: se calcula que una sesión puede consumir entre 200 y 700 kilocalorías dependiendo de la persona.

El ciclo indoor es apto para personas de todas las edades y capacidades.

Además, las clases de ciclo indoor tienen otros beneficios que tienen que ver con nuestra salud: reduce la frecuencia cardíaca en reposo, regula el nivel de tensión arterial, reduce el colesterol y el estrés y mejora la función pulmonar, así como aumenta el nivel de oxígeno en la sangre y mejora nuestro sistema cardiovascular en general.

Aumenta el bienestar general

De este modo, el ciclo indoor es una actividad deportiva que consigue aumentar además nuestro nivel general de bienestar, ya que a todo lo dicho anteriormente hay que añadir que es una actividad grupal y divertida con bajo impacto articular; esto es, el riesgo de lesiones será mínimo. Asimismo, no requiere de mucha experiencia ni de otras capacidades como una excelente coordinación o un gran equilibrio.

Por lo tanto, esta práctica deportiva es apta para personas de todas las edades al no requerirse ninguna forma física determinada. Tú serás quien ajuste la intensidad a tu nivel deportivo para adaptarse a tus necesidades y cumplir tus propios objetivos. Si te animas a probarlo, es importante que lleves a tu sesión una botella de agua para hidratarte mientras pedaleas, así como una toalla y ropa cómoda que te permita libertad de movimientos. Es recomendable haber ingerido algún alimento aproximadamente una hora y media antes, ya que, como hemos comentado, esta actividad deportiva conlleva un gran gasto calórico. Por lo demás, puedes preguntar en tu centro y ¡a darle al pedal!