Síguenos en

Estas son las ventajas de hacer deporte con música (y la playlist científicamente perfecta para practicarlo)

Estas son las ventajas de hacer deporte con música (y la playlist científicamente perfecta para practicarlo)

Numerosos estudios avalan los beneficios de hacer deporte con música.

Desgranamos las principales claves del binomio música-deporte y te chivamos la lista de reproducción ideal para hacer ejercicio

Amansa a las fieras, conforma la banda sonora de nuestras vidas y, además, nos invita a hacer ejercicio. La música juega un papel esencial en nuestro bienestar diario y está demostrado científicamente que escucharla mientras hacemos deporte nos da ese empujón extra de motivación que tanto necesitamos en muchas ocasiones. Para los que hacen running, para los que prefieren el cross-fit, para los que van a clases de ciclismo o para los que se mueven con una de las disciplinas de Les Mills, la música es un agente motivador innato para cualquier tarea que requiere de cierto esfuerzo. Desgranamos las principales claves del binomio música-deporte y te chivamos la playlist perfecta para hacer ejercicio.

Fomenta la actitud positiva

Un estudio realizado por la Universidad de McMaster (Canadá) y publicado en el Journal of Sports Sciences concluyó que escuchar música mientras hacemos ejercicio provoca que las personas afronten los ejercicios de alta intensidad con una actitud más positiva, incluso para los que los realizan por primera vez. Además, esta falta de asociaciones negativas hacia el deporte hace que sea más sencillo repetir este tipo de actividad en el futuro y, por tanto, ayuda a adquirir el hábito de hacer ejercicio y convertirlo en rutina.
Aumenta nuestro rendimiento deportivo

Según un estudio del Centro de Investigación de Música y Salud de Toronto, nuestro rendimiento deportivo puede aumentar hasta un 70% cuando hacemos ejercicio escuchando nuestra música favorita. El profesor Lee Bartlett, líder de la investigación, aseguró en un artículo para la BBC que escuchar música con ritmo enérgico provoca un estímulo de endorfinas que hace que nos sintamos mejor y, por tanto, rindamos más. Así, la música puede aumentar nuestros niveles de productividad, de fuerza y de resistencia.

Disminuye la sensación de esfuerzo

Acompasar la actividad física con la música hace que la sensación de esfuerzo que percibimos sea menor. Es lo que se concluye de un estudio llevado a cabo por el departamento de Musicología de la Universidad de Gante (Bélgica), una teoría avalada por otros estudios, como el desarrollado por la doctora Alexandra Lamont en la Universidad de Keele (Reino Unido), en el que se dictamina que, además de reducir la sensación de esfuerzo, la música aumenta la concentración. Eso sí, no toda la música es la más indicada para todos los deportes. Porque…

Escuchar música mientras hacemos deporte fomenta nuestra actitud positiva.

Hay un ritmo para cada ejercicio

Dependiendo de la actividad física que vayamos a realizar será más indicada una música u otra. De este modo, los ritmos más enérgicos y rápidos suelen asociarse más con deportes como el running o ejercicios de alta intensidad, mientras que para otros deportes que requieren de mayor concentración, como el golf o el yoga, por ejemplo, lo más adecuado sería una música con un carácter más suave y homogéneo. Sin duda, sincronizar nuestros movimientos con los de la música puede ayudarnos a que nuestro cuerpo haga un uso de la energía más eficiente, como ocurre en actividades que vienen de serie con un telón musical de fondo, como ocurre en clases de Body Pump o Zumba, por ejemplo.

Las canciones más escuchadas

Sin duda, la electrónica y el reguetón son el tándem ganador de la música para hacer deporte en nuestro país. Martin Garrix, Calvin Harris, Kygo y David Guetta son los reyes indiscutibles del primer estilo y Bad Bunny, Becky G y Ozuna, los triunfadores del segundo. Pero ¿cuáles son las canciones más populares a nivel mundial? Spotify reveló este dato a finales del año pasado, otorgando el número uno a Till’ I collapse (Eminem), seguida de Lose Yourself (Eminem), Stronger (Kanye West), Power (Kanye West) y Can’t hold us (Macklemore y Ryan Lewis). De todos modos, si hacemos una división por edad, la cosa cambia, porque los usuarios de la plataforma de streaming de entre 35 y 54 años prefirieron la mítica Eye of the Tiger (Survivor) y los mayores de 55, All about that bass (Meghan Trainor).

Y la playlist científicamente perfecta para hacer deporte

Si nos metemos en cualquier plataforma de reproducción musical encontraremos un sinfín de listas especialmente dirigidas a acompañarnos mientras hacemos deporte. Sin embargo hay una, y solo una, que está avalada científicamente, y es esta que realizó un equipo de investigadores de la Universidad de Osnabrück (Alemania) junto a la agencia de música TRO y Amazon Music. Para escoger estas 60 canciones se basaron en factores como el ritmo, el volumen o las letras. Este es el resultado de más de 3 horas de duración:

Nunca está de más recordar que en este aspecto cada maestrillo tiene su librillo y que la fórmula exitosa para uno no siempre tiene que serlo para el resto. La afinidad que tengas con el tipo de música que escuches mientras haces deporte puede hacer más por ti que cualquier estudio. Ya sabes: sobre gustos no hay nada escrito. Y, sobre todo, si haces ejercicio con los auriculares puestos mientras vas por la calle, no te abstraigas y controla el volumen de tus cascos. ¡Y a entrenar!