Síguenos en

Sobre dos ruedas: destinos idóneos para hacer cicloturismo por Europa

Sobre dos ruedas: destinos idóneos para hacer cicloturismo por Europa

Cada vez son más los que deciden recorrerse el mundo sobre dos ruedas.

Estos son algunos de los mejores lugares para recorrer el Viejo Continente en bicicleta

El Viejo Continente tiene muchos tesoros por descubrir. Y qué mejor que hacerlo en bicicleta. Cada vez son más los que deciden pasar sus vacaciones sobre dos ruedas, pedaleando por el mundo y explorando los rincones más bellos que la geografía puede ofrecernos. El cicloturismo es una actividad completa y sostenible a la que año tras año se añaden más adeptos – ya genera más de 1.600 millones de euros al año en España y 44.000 en Europa-; es por ello que son muchísimos los lugares que podemos visitar en bicicleta, bien siguiendo rutas de larga distancia planificadas -como las de EuroVelo- o personalizando nuestro viaje al milímetro como nosotros queramos. Te contamos en este post algunos de los destinos cicloturísticos europeos de primer nivel.

España

Empezamos apostando por el cicloturismo nacional, ya que es en nuestro país donde encontramos uno de los destinos preferidos a nivel mundial para los cicloturistas: Mallorca. La isla balear ha acogido este año a más de 200.000 ciclistas, una cifra que no hace más que aumentar cada año. Y no es de extrañar: a través de sus numerosas rutas igual podemos recorrer la escarpada sierra de Tramontana que contemplar playas y calas y, por supuesto, darnos un baño en sus aguas cristalinas como merecida recompensa.

Además, infinidad de rutas recorren la península ibérica. Por ejemplo, los amantes de la historia pueden pedalear largo y tendido por la Vía de la Plata, un recorrido trazado por una antigua calzada romana que actualmente cuenta con algunas variantes. El camino discurre por Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Asturias, aunque también se ha consolidado como ruta jacobea y muchos peregrinos la recorren para hacer el camino de Santiago y terminar así en la ciudad gallega. Otra opción muy popular entre los cicloturistas es el Camino del Cid, un viaje turístico-cultural a la Edad Media que va de Burgos a Orihuela, o la ruta Transpirenaica, para los cicloturistas de montaña más aventureros.

Holanda

Pensar en bicicletas es conducir nuestra mente directamente al país neerlandés. Holanda es uno de los lugares más ‘bike friendly’ del mundo, y no solo por ciudades como Amsterdam o Utrecht, perfectamente diseñadas para circular en bicicleta, sino por la cantidad de rutas aptas para hacer de esta forma por todo el país, con las que podrás atravesar paisajes tan icónicos como campos de flores y molinos y disfrutar de la naturaleza y arquitectura de los Países Bajos. Tienes la opción de recorrer la costa holandesa, desde las islas Frisias hasta Zelanda, conocer la ciudades hanseáticas o visitar el corazón verde de Holanda.

enjoy Magazine Around the world
Mallorca es uno de los destinos cicloturísticos de primer nivel, pero hay muchos lugares europeos que podemos recorrer.

Noruega

El país escandinavo es otro de los destinos sagrados para los cicloturistas. Explorar los fiordos desde la bicicleta, pedalear por pintorescas carreteras rurales que pasan por aldeas portuarias y hacer turismo por Oslo es una experiencia que todos deberíamos vivir al menos una vez en la vida. El país nórdico cuenta con innumerables rutas para hacer en bicicleta: desde Rallarvegen, una de las mejores carreteras destinadas a este fin, con la que recorrerás los fiordos y cascadas naturales, hasta otras destinos como Valdres, Telemark, Helgeland o Lofoten, sin olvidarnos, por supuesto, de la Carrera del Ártico para ciclistas experimentados.

Centroeuropa

Aquí no podemos limitarnos a un país porque uno de los destinos más emblemáticos para hacer cicloturismo por Europa es recorrer el Danubio en bicicleta. Uno de los itinerarios más celebrados es el que sigue el cauce del río desde la Selva Negra hasta la desembocadura del Mar Negro, atravesando así ocho países: Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Bulgaria y Rumanía. Sin embargo, siempre puedes hacer pequeños tramos y diseñarte una ruta algo menos ambiciosa a tu medida. Sus más de 2.800 kilómetros no están al alcance de cualquiera.

Francia

Nuestro país vecino también tiene grandes rutas que ofrecernos. La que se lleva la palma en cuanto a popularidad entre los cicloturistas es la del valle del Loira: 900 kilómetros de vías ciclistas para ir de castillo en castillo, visitar viñedos y ciudades emblemáticas como Orleans o Nantes, además de numerosos pueblos singulares. Las Landas francesas es otro de los destinos ideales para hacer en bicicleta, apto para familias ya que es accesible para todos los niveles. Playas infinitas, buena gastronomía y naturaleza es lo que se encontrarán los que se decidan por esta región que limita en el norte por Burdeos y en el sur por Bayona.

Italia

No podemos despedirnos sin mencionar Italia. Pedalear por la ‘bota’ en bicicleta es un manjar que ofrece tantas posibilidades como gustos personales, pero, sin duda, la Toscana es uno de los destinos cicloturistas de primer nivel. Sus paisajes de ensueño, viñedos y olivares legendarios tienen algo que ver en este éxito, así como sus pueblos cargados de historia y ciudades culturales como Pisa, Florencia, Lucca o Sienna. La gastronomía italiana, además, es un plus.