Síguenos en

6 cosas que debes evitar después de entrenar

enjoy Magazine - FEEL THE WELLNESS

6 cosas que debes evitar después de entrenar

Olvidarse de estirar o no cambiarse de ropa son algunos de los errores que más se cometen después de entrenar.

Estos son algunos de los errores más comunes que cometemos después de realizar ejercicio físico

Igual que antes de entrenar es de suma importancia el calentamiento físico, también hay una serie de recomendaciones y, por tanto, contraindicaciones para después de entrenar. Si haces algo de esto, apunta nuestros consejos y cambia de hábitos:

1. No estirar

Saltarse los estiramientos es uno de los vicios más nocivos que podemos encontrar entre los que hacen deporte. Sin embargo, estos son fundamentales mientras los músculos siguen calientes. Así evitaremos lesiones y les daremos tiempo para recuperarse sin tener al día siguiente pesadas agujetas o dolores musculares. 5 o 10 minutos pueden ser suficientes para aliviar la tensión muscular y permitir que nuestro cuerpo se enfríe de forma gradual hasta que nuestro ritmo cardíaco llegue además a su frecuencia habitual.

2. No cambiarse de ropa

Es tentador llegar a casa y ponerse a hacer la cena o a ver la tele sin cambiarnos de ropa después de entrenar, pero es otro de los peores hábitos que puedes adquirir. Y no solo cuando estamos empapados en sudor: aunque ya no lo aprecies, tu ropa ha cogido humedad y eso hará que puedas enfriarte, cojas un resfriado o incluso hongos.

3. No ducharse o ducharse inmediatamente después de hacer ejercicio.

En el término medio está la virtud. Por lo tanto, no es recomendable ni ducharse justo después de hacer deporte ni, por supuesto, no ducharse. Lo ideal es esperar entre 10 y 30 minutos para que a nuestro cuerpo le dé tiempo a aclimatarse y a volver a su temperatura corporal habitual. Si sigues los puntos 1 y 2, ya tienes este tiempo hecho.

4. Quedarse quieto.

Volver a la vida sedentaria ipso facto después de entrenar tampoco es buena idea. Mejor que tus músculos no se paren en seco. Así que ese ejercicio que has estado realizando no te legitima para tirarte en el sofá de manera inmediata y no moverte el resto del día. Lo mejor es que después realices una actividad física ligera (caminar hasta casa, por ejemplo) y, durante el resto del día, te sigas moviendo (subir escaleras en vez de coger el ascensor, levantarnos habitualmente a beber agua o a estirar las piernas, etc.).

enjoy Magazine - FEEL THE WELLNESS
Después de entrenar,
no te olvides de hidratarte.

5. No beber agua ni comer nada.

Queda terminantemente prohibido olvidar hidratarse. Mientras estamos haciendo ejercicio nuestro cuerpo pierde líquido, así que a su término necesita reponerlo. Lo mismo ocurre con la comida: es recomendable ingerir algún alimento para reponer la energía que acabas de consumir ya que, además, en las horas que siguen a nuestro entrenamiento nuestro cuerpo es más proclive a absorber nutrientes. Por supuesto, huelga decir que optes por un tentempié saludable.

6. No comer (o comer mucho).

Especialmente si hablamos de las cenas. Que hayas hecho ejercicio no quiere decir que ahora puedas hacerte cenas copiosas o ingerir una bomba de calorías para compensar. Después de entrenar, mejor un consumo equilibrado de nutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas buenas) que un atracón.

Sigue todos estos consejos y, luego, a disfrutar del bienestar que se siente después de entrenar.