Consejos de Nutrición: El Secreto de las Grasas

 

Los macronutrientes que componen nuestra dieta son hidratos de carbono, proteínas y grasas. Si tuviéramos que mencionar la característica más significativa de cada uno de ellos diríamos seguramente que las proteínas tienen función estructural; componen el músculo, tejidos, etc.; los hidratos de carbono destacarían por ser la principal fuente de energía. Pero y las grasas, ¿qué diríamos de las grasas? Probablemente la versión más extendida sería que su consumo siempre en la menor cantidad posible y si podemos mejor evitarlas porque tienen un efecto negativo en nuestra salud y en nuestro peso ya que aportan más del doble de calorías por gramo (9 Kcal) que proteínas e hidratos de carbono (4Kcal).

Revisando el proceso que culmina con la idea tan extendida de grasa= aumento de peso= riesgo cardiovascular, vemos que Ancel Keys fue el padre de esta idea. Concluyó  como resultado de sus estudios, que el consumo de grasas, especialmente las saturadas estaba directamente relacionado con riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Como hemos dicho en otras ocasiones las grasas están formando parte de un alimento y el alimento en su conjunto es lo que debe ser valorado. Igual que en la composición de las frutas encontramos azúcares  y no por ello descartamos su consumo porque aportan, además de azúcares, vitamina C, Vitaminas del grupo B, fibra, etc. Con los alimentos con grasas en su composición debemos actuar de igual modo.

Las grasas saturadas e insaturadas tienen beneficios en nuestra salud, son responsables de formar hormonas, coenzima Q10, las membranas de nuestras células y otras muchas funciones que las hacen imprescindibles en nuestra dieta y su carencia tiene efectos negativos en el equilibrio fino de la salud.

La verdadera cuestión  radica en la naturaleza de las grasas, las grasas “buenas” dejan de ser únicamente las insaturadas para ser las grasas de alimentos no procesados, y las grasa “malas” dejan de ser las saturadas para ser las grasas de alimentos ultra procesados.

En el proceso de extracción de las grasas cuando utilizamos procesos físicos obtenemos aceites y grasas sólidas a temperatura ambiente de gran calidad, sin embargo en el proceso de extracción de alimentos con contenido graso, al utilizar reactivos químicos se obtienen sustancias tóxicas que acompañan estos aceites y grasas como  los ácidos grasos trans, el 4-hidroxinineal (HNE) ó el 3-monocloropronediol (3MCPD), este último muy abundante en el aceite de palma.

Si quieres profundizar y tener más herramientas para saber cómo el consumo de las grasas adecuadas pueden mejorar tu salud daremos las claves para ello en la charla que tendrá lugar el Jueves 27 de junio a las 18:30h en el espacio Enjoy Food. 

 ¡¡¡ Te esperamos!!!

 

Marta Iglesias Arauzo

Farmaceútica y Nutricionista